Cómo hacer para que a mi hijo le guste la lectura

El hecho de proporcionar experiencias de alfabetización positivas y agradables da a los niños pequeños la oportunidad de adquirir el conocimiento, la conciencia, las habilidades y el amor por el aprendizaje que necesitan para aprender más tarde a leer de forma independiente. Aquí hay 8 maneras de como hacer para que a mi hijo le guste la lectura:

ELEGIR LOS LIBROS ADECUADOS

Elija libros que tengan fotos o dibujos grandes y coloridos; unas pocas palabras en una página; lenguaje rico; y que se relacionen con conceptos, personas o cosas en la vida de los niños. Con esta exposición, los niños pequeños aprenden que los libros y la lectura explican el mundo en el que viven y, en última instancia, les ayudan a entenderse mejor a sí mismos. ¿Suena como algo difícil para un niño pequeño?

En realidad no, si se consideran los favoritos de siempre, como La oruga hambrienta. Este libro no contiene muchas palabras, pero enseña a contar y conceptos científicos.

LEA EN GRANDE

Lea a los niños con regularidad y a menudo. Elija una hora de lectura regular, pero también esté atento a las oportunidades de leer libros, letreros, cartas u otros escritos espontáneos. La experiencia de la lectura como algo típico y cotidiano ayuda a los niños a ganar confianza en que pueden aprender a leer por sí mismos.

Los cuentos influyen en el aprendizaje de los niños para toda la vida. Algunas investigaciones sugieren que cuantas más historias escuchen los niños antes de entrar en la escuela, más probabilidades tendrán de tener éxito académicamente. Escuchar libros beneficia su vocabulario y comprensión.

Dedicar sólo 15 minutos al día a esta valiosa actividad puede reportarles enormes beneficios.

HACER QUE LA LECTURA SEA DIVERTIDA

Usar una variedad de expresiones, tonos y voces para hacer un libro aún más divertido.

Permita que un niño escuche a su propio ritmo. Si un bebé se preocupa o un niño pequeño se aleja, no se preocupe. Deje el libro a un lado e inténtelo de nuevo más tarde. Un bebé sólo puede escuchar durante uno o dos minutos a la vez. Es posible que los niños pequeños quieran deambular mientras usted lee o escucha algunas páginas, pasar a otra cosa y luego regresar por algunas páginas más.

Anime a un niño a unirse a la repetición de frases o rimas, y honre las peticiones de leer el mismo libro una y otra vez.

HACER QUE LOS LIBROS ESTÉN DISPONIBLES

Poner libros a disposición de los bebés y niños pequeños todos los días. Los bebés no distinguen los libros de otros juguetes y pueden tirar, tirar o masticar los libros. Esta exploración táctil y física de los libros y su funcionamiento es importante para el desarrollo de la alfabetización.

Mostrar cómo funcionan los libros. Señale la portada, muestre cuál es la parte superior e inferior, el frente y el dorso del libro, y hable sobre cómo se leen las palabras de izquierda a derecha en la página. Usar el dedo para señalar una palabra y la imagen correspondiente en la página.

HABLE CON SU HIJO

Recuerden que la alfabetización es más que leer la palabra impresa, se trata de comunicación y comprensión.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Investigación, hablar es esencial – cuanto más significativo y sustantivo mejor”. Los bebés y los niños pequeños aprenden sobre los sonidos, significados e ideas del lenguaje cuando los adultos hablan con ellos. Los preescolares amplían su vocabulario y aprenden la estructura de las oraciones.

Las conversaciones con sus hijos sobre lo que están leyendo son críticas para el aprendizaje de los niños. Hablar sobre los libros les ayuda a entender cómo funcionan los cuentos y cómo funciona el lenguaje. Cuando lean, deténganse y hablen sobre las imágenes y las palabras de la página.

ESCUCHE A SU HIJO

Así como los bebés, los niños pequeños y los preescolares necesitan escuchar el lenguaje, también necesitan practicar e imitar los sonidos y las palabras con los oyentes interesados. Responda a la conversación de su hijo y repítale sus palabras. Haga preguntas que demuestren que está escuchando y que animen al niño a hablar. Escuche con atención y reconozca las respuestas. Escuche las preguntas de los niños y tómese el tiempo necesario para responderlas.

CANTE CON SU HIJO

A los niños les encanta cantar y pueden aprender mucho sobre historias y lenguaje de muchas canciones infantiles populares. Las canciones también suelen enseñar a través de su contenido (alfabeto, conteo, etc.) Muchas rimas infantiles también pueden aprenderse a través de la canción y el conocimiento de las rimas infantiles es una parte importante de la alfabetización general.

DEJE QUE SU HIJO ESCRIBA

Cuando los niños escriben, naturalmente comienzan a prestar atención a los sonidos que hacen las palabras y a las letras que forman las palabras. ¡Y no importa cómo se escriben! Investigaciones recientes muestran que los niños pequeños a los que se les permite escribir a menudo con una ortografía inventada, desarrollan la capacidad de convertirse en buenos lectores.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*