4 consejos para mantener tus neumáticos en plena forma

Un juego de llantas mostrado durante las pruebas de seguridad. Siga nuestros consejos para mantener sus neumáticos a punto. La seguridad de los neumáticos no es precisamente el tema más sexy del universo del automóvil. Es un buen recordatorio para los que generalmente nos preocupamos más por cosas divertidas como la potencia, para que dediquemos un momento a pensar en el punto de contacto entre la goma y la carretera.

La AAA prevé que este verano asistirá a 1,2 millones de automovilistas varados por problemas relacionados con los neumáticos, muchos de los cuales podrían evitarse. Siga nuestra lista de comprobación de la seguridad de los neumáticos para asegurarse de que la AAA no tenga que acudir a su rescate.

1. Compruebe la presión de los neumáticos

Hágalo al menos una vez al mes y antes y después de cualquier viaje largo. Los fabricantes de automóviles suelen sugerir que la presión de los neumáticos en frío sea de unos 30 psi, pero debes consultar el manual del propietario para saber qué necesita tu coche. Asegúrese de utilizar la presión recomendada por el fabricante y no la presión máxima indicada en los neumáticos en los topes de llanta. Ese número representa la presión máxima absoluta que puede soportar un neumático determinado, no lo que debería rodar día tras día.

2. Rota tus neumáticos

Michelin dice que esto debe hacerse cada 6.000 a 8.000 millas. Cada neumático se desgastará de forma diferente. En los coches con tracción delantera, las ruedas delanteras se desgastan casi el doble que las traseras. Algunos especialistas dicen que en los países con volante a la izquierda, el neumático izquierdo puede desgastarse más rápido que el derecho, así que esté atento a ello. Rotar los neumáticos con regularidad ayuda a conseguir un desgaste más uniforme, lo que se traduce en un rendimiento constante y una mayor vida útil de los neumáticos. Haz rotar tus neumáticos en un taller por unos 15 dólares o compra un gato hidráulico de suelo y hazlo tú mismo.

3. Examine las bandas de rodadura

La vieja sabiduría decía que los neumáticos deberían tener al menos 2/32 pulgadas de profundidad en la banda de rodadura, y las leyes están de acuerdo. Pero la nueva información de Tirerack.com muestra que es preferible una mayor profundidad. En sus pruebas, un neumático nuevo con 10/32 pulgadas de profundidad tardó 195,2 pies en detenerse en la lluvia, mientras que los neumáticos con 4/32 pulgadas tardaron 290 pies y los neumáticos con 2/32 pulgadas de profundidad tardaron 378,8 pies en detenerse.

4. Alinee sus ruedas

Las ruedas mal alineadas pueden crear un desgaste rápido y desigual, dice la Asociación de Fabricantes de Caucho. Unas ruedas mal alineadas también pueden crear problemas de dirección y seguimiento. Lleva tu coche a una estación de servicio para que lo alineen y los técnicos ajustarán los componentes de la dirección y la suspensión según las especificaciones del fabricante, asegurándose de que las ruedas estén perpendiculares al suelo y paralelas entre sí. Según Midas, una alineación básica de las cuatro ruedas de un sedán medio cuesta unos 80 euros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*