La chatarra tiene valor para el reciclaje

Se sabe que los coches se deprecian constantemente a medida que envejecen, pero incluso al final de su vida, siguen teniendo valor. Ya sea que haya sido abandonado, confiscado, estrellado o vendido al desguace, un coche contiene miles de piezas valiosas para las empresas de reciclaje.

Más del 80% de un coche puede ser reciclado desde el metal y los neumáticos hasta los componentes de la batería y el cable de cobre. Así es como comienza el proceso de reciclaje de un coche en empresas como https://www.desguaces.eu/ que hacen este tipo de servicios.

Primero se recuperan las piezas de coche que funcionan

Cuando se envía un coche a la instalación de un desguace, se evalúa para ver qué componentes pueden ser recuperados. Los paneles de la carrocería que están en buenas condiciones pueden ser revendidos como piezas de repuesto completas a los distribuidores de automóviles.

Las baterías que funcionan pueden ser recuperadas. Las ruedas y los neumáticos que están en buen estado pueden ser vendidos como repuestos. Los neumáticos viejos se reciclan en nuevos materiales de goma. Los elementos dañados pueden ser reciclados, descompuestos o desechados por completo, dependiendo de su condición.

Todos los líquidos se drenan y se eliminan, incluyendo el líquido de frenos, el refrigerante del motor, la gasolina y el aceite. El aceite de coche usado puede reciclarse y refinarse en aceite nuevo, o puede venderse a las industrias que queman aceite en el proceso de fabricación.

Las piezas no reutilizables se procesan adecuadamente

Los materiales peligrosos, como el ácido de las baterías, deben ser contenidos y eliminados cuidadosamente para evitar daños ambientales. Los asientos y el material de adorno a menudo se recuperan y se venden como repuestos, pero si están en mal estado, se trituran. Una vez que el vehículo es despojado de los materiales valiosos y del plástico de desecho, es prensado y triturado.

Los fragmentos de metal se separan unos de otros utilizando un fuerte electroimán y aire comprimido. Cualquier plástico, vidrio o tela que quede en el coche será separado del metal y enviado a un vertedero. Algunos componentes plásticos pueden ser reciclados y hay un nuevo impulso para usar más plásticos reciclados en los interiores de los coches. Las piezas de metal de desecho son recicladas.

Los coches conservan su valor hasta el final de su vida útil

Los coches de chatarra contienen partes y componentes valiosos que pueden ser revendidos o reciclados en nuevos materiales. El resto de las piezas de chatarra se envían a un vertedero o a una instalación de contención de residuos peligrosos.

Un coche siempre es un activo, incluso al final de su vida. Los nuevos materiales y las nuevas tecnologías hacen que se reciclen y reutilicen más piezas de desecho, y que más coches nuevos utilicen materiales reciclados.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*