Los autos y la responsabilidad humana sobre la contaminación

El uso de los coches ha dado al ser humano la capacidad y la posibilidad de colonizar incluso las más apartadas zonas del globo terráqueo. En este sentido, los coches nos permitieron reducir el tiempo que nos tomaba recorrer largas distancias con los medios de locomoción tradicionales, nuestras propias piernas y/o las carretas tiradas por animales domésticos como los bueyes, caballos o asnos, así como también, los trineos tirados por perros.

Sin embargo, el uso desmedido de estos inventos móviles ha generado una terrible situación en el mundo, o mejor debemos decir que, el abuso en el uso de coches ha generado una situación que afecta de múltiples maneras  la salud del planeta y de los seres que habitamos en él.

La industria automovilística ha generado una revolución en el modo de vida del hombre, la cual ha sido, a su vez, partícipe de la degeneración de las condiciones naturales del mundo, en las cuales se desarrolló la vida, y sin las cuales, este proceso se vuelve cada vez más difícil y doloroso.

A partir de la construcción y venta masiva de este invento (el coche), el mundo comenzó a recibir desechos que, no le es posible manejar por sí solo, ya que los mismos, no han sido generados por ningún ente natural, cuyos desechos sean fácilmente biodegradables, aunque sea el hombre, quien sí forma parte de la naturaleza, quien ha contribuido como principal impulsor de la industria dela fabricación y venta de coches.

Al utilizar, el ser humano, distintas técnicas de manipulación de las propiedades físicas y químicas de la materia, para producir las piezas que conforman la estructura de tales coches, así como, las sustancias necesarias para darle movilidad activa al instrumento, los productos de estas ecuaciones no pueden devolverse al curso de degeneración y regeneración de las materias terrestres. Este tipo de materiales suele agruparse bajo el nombre de productos y/o materiales sintéticos, siendo muy dañinos para la naturaleza si no son tratados adecuadamente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*